NOTICIAS EDUCACIONENRED.PE

¤ 24/6/2012 ¤ larepublica.pe ¤ 0 comentarios

El sexo entre menores de edad

El sexo entre menores de edad
El sexo entre menores de edad
 
El Congreso debate por estos días una propuesta de ley para despenalizar las relaciones sexuales de menores entre los 14 y 18 años, y de adultos con adolescentes de esas edades: El Congreso debate por estos días una propuesta de ley para despenalizar las relaciones sexuales de menores entre los 14 y 18 años, y de adultos con adolescentes de esas edades. Los defensores de la reforma dicen que así mejorarán un sistema que mete en un mismo saco las relaciones consentidas y el abuso sexual. Los detractores del cambio aseguran que será el inicio de una etapa de promiscuidad entre adolescentes. Los chicos, en el medio, descubren su sexualidad a tientas. Aquí la radiografía de una polémica que nos concierne a todos.

Su voz suena palpitante por el teléfono. Lo imagino asido al auricular. Rodolfo, como lo llamaremos, tiene 16 años y está en quinto año de secundaria de un colegio estatal. Desde hace unos meses mantiene relaciones sexuales furtivas con su enamorada, que estudia en el mismo salón. Espera que su mamá se vaya a vender joyas al mercado de frutas de Caquetá para entrar con sigilo a la casa y refugiarse en los linderos de su cama. Rodolfo asegura que siempre usa preservativos que consigue por lo bajo en una botica clandestina. En realidad, agrega tembloroso, casi siempre. El sábado pasado la tienda estaba cerrada y tuvo que jugar al sexo sin protección. Antes que pasar por degenerado en una farmacia, prefirió asumir el riesgo de un embarazo no deseado. Total, pensó, la vida es una ruleta rusa, y a veces juega a favor nuestro.

Rodolfo no es una isla en el continente de la sexualidad peruana. Las estadísticas oficiales muestran que los adolescentes inician su vida sexual cada vez más temprano. De acuerdo a la Encuesta Global de Salud Escolar del Ministerio de Salud, publicada en agosto último, uno de cada cinco escolares (19,7%) ya tiene relaciones sexuales. Esta investigación fue realizada con chicos de entre 13 y 15 años en 50 escuelas públicas de todo el país. Por otro lado, un reciente estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas concluye que uno de cada dos peruanos de entre 15 y 19 años ya exploró la sexualidad de pareja. Esto lo confirman, por último, los resultados de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar del INEI, que muestran que el porcentaje de compatriotas que empezó su vida sexual antes de los 18 creció de 38 a 40 en la década pasada. Es decir, nuestros chicos andan cada vez más temprano con las hormonas revueltas.

¿Cómo ha reaccionado el Estado frente a esta realidad? Con cabeza de patriarca, penalizando efectivamente toda relación sexual entre y con adolescentes. El ordenamiento legal peruano dispone hoy que el sexo de menores entre 14 y 18 años sea considerado genéricamente como violación sexual. Es decir, no admite la posibilidad del acto sexual consentido entre chicos. Esto se desprende del artículo 173 del Código Penal, que castiga con penas de entre 25 y 30 años a los violadores de menores. Esos "violadores" son a veces chicos de 18 años que sufren la persecución de la justicia cuando sus enamoradas quedan encinta. Los hospitales en el Perú están obligados por norma a tratar a los padres adolescentes como presuntos abusadores. Tal como reconoce Pedro Mascaro, director del Instituto Nacional Materno Perinatal (ex Maternidad de Lima): "Nosotros debemos informar a la Fiscalía cuando tenemos casos de menores de edad en nuestro nosocomio". Muchos padres, por temor a ser denunciados, no acompañan a sus parejas en el parto e incluso dejan de firmar a sus hijos.

Otra forma de criminalizar la sexualidad adolescente es impedir la repartición y la comercialización de métodos anticonceptivos entre menores de 18 años. Si hoy un médico le da a un chico de 17 años un condón y le explica la importancia de usarlo responsablemente, estaría promoviendo un delito (y tendría que pagar por ello). Así de inflexible es nuestro sistema legal. Por eso las farmacias no expenden preservativos a los adolescentes. Y por eso Rodolfo no se cuidó la última vez que tuvo sexo con su enamorada. "Siento que mi amor es sucio, clandestino", dice por el teléfono.

Una iniciativa de reforma legal en el Congreso pretende revertir esta situación. Se trata del Proyecto de Ley 651, presentado por la parlamentaria fujimorista Karla Schaefer Cuculiza, y que ha obtenido una opinión favorable preliminar en la Comisión de la Mujer y Familia. El documento propone despenalizar las relaciones sexuales consentidas de menores entre los 14 a 18 años y de adultos con adolescentes de esas edades, modificando cuatro artículos del Código Penal sobre el delito de violación sexual. La iniciativa plantea también endurecer las penas para quienes abusen sexualmente de adolescentes. La polémica se ha desatado: para sus defensores, este proyecto sacará a los menores sexualmente activos de la clandestinidad en la que viven (y que los pone en riesgo de enfermedades, por ejemplo); y para sus críticos, esta propuesta fomentará la promiscuidad y los embarazos no deseados. Hay argumentos atendibles en ambos lados.

A favor de despenalizar

Una primera razón que ofrecen quienes respaldan el proyecto de Schaefer Cuculiza es la esquizofrenia que hay actualmente en la legislación peruana sobre la sexualidad de menores. El Código Penal establece como indemnidad sexual (edad adecuada para el sexo sin restricciones) los 18 años, pero el Código Civil permite el matrimonio entre menores de dieciséis años (en el caso de varones) y catorce (en el de mujeres). Es decir, puede haber una etapa en la vida de una pareja peruana en la que tener relaciones sexuales, per se, sea delito. Y, lo peor, que como consecuencia de ello, el varón sea considerado como potencial abusador sexual. La legislación peruana reconoce la capacidad de los menores de actuar con criterio y madurez en temas no vinculados a la sexualidad. Por ejemplo, los juzgados están obligados a oír la opinión de los adolescentes mayores de 12 años en casos de conflictos que les competan. ¿Por qué la ley no da la misma confianza a los menores en los asuntos sexuales? Además, la penalización de todo contacto íntimo entre adolescentes ha llevado a multiplicar los casos de presunción de violación sexual en la Fiscalía y en el Poder Judicial. En otras palabras, magistrados invirtiendo tiempo y dinero en juzgar embarazos deseados. La situación llegó a ser tan absurda que la Corte Suprema dispuso a través de unos acuerdos que los jueces se aparten de los casos en los que se haya demostrado que hubo consentimiento previo. Así se busca aliviar una carga procesal innecesaria.

Una segunda razón para despenalizar las relaciones sexuales entre menores es que el régimen normativo hasta ahora existente no ha ayudado a reducir el índice de violaciones sexuales ni el de embarazos adolescentes. En cuanto a lo primero, la cantidad de denuncias por abuso sexual pasó de ser 2.875 en el 2006 a 3.524 hacia el 2008, según la propia Policía. Y sobre lo segundo, el porcentaje de mujeres de entre 15 y 19 años que ha gestado al menos una vez en su vida es hoy de 13,5 en todo el país. Una tercera razón que argumentan parlamentarios como Luisa María Cuculiza, Carlos Bruce y Luciana León para respaldar la despenalización es que los establecimientos de salud tendrían un marco legal para orientar a los adolescentes sobre métodos anticonceptivos y relaciones sexuales seguras.

En contra de despenalizar

El primero en dar un grito al cielo con el eventual cambio de la normatividad que regula la sexualidad entre adolescentes ha sido el monseñor Miguel Cabrejos, arzobispo de Trujillo. "Proporcionar a los menores un camino legal para ‘consumir' sexualidad es reducir la sexualidad a su valor más ínfimo", dijo el religioso la semana pasada. Según él, no se puede "determinar por ley que los menores de edad tienen la madurez suficiente de prestar su consentimiento en el tema de su vida sexual" y, por lo tanto, esta medida "incrementaría la paternidad no responsable, el aborto, la acentuación del libertinaje y la promiscuidad".

La parlamentaria Lourdes Alcorta, por su lado, se ha opuesto a la despenalización de las relaciones sexuales entre menores con el argumento de que este cambio podría ser usado por algunos para persuadir a las adolescentes a intimar sin problemas. El mensaje sería algo así como ‘podemos hacerlo sin problemas ahora que la ley no nos limita'. En este punto hay que aclarar que la nueva propuesta plantea una descripción más detallada de la seducción de menores, equiparándola en algunos casos con la violación sexual.

Los adolescentes en nuestro país inician su vida sexual independientemente de la legislación vigente. El Código Penal es letra muerta en el terreno del dulce desenfreno. Acaso la discusión más útil sea aquella que se da en las alcobas de los hogares. "A veces no sé qué hacer con mi calentura", dice Rodolfo, 16 años, enamorado. Sus padres no tienen tiempo para hablar con él de sexo. ¿Y el gobierno?

EL DERECHO A LA LIBERTAD

Mariano Querol. Doctor en Medicina, psicoterapeuta y psiquiatra.

Mi opinión tiene dos tiempos. Uno: penalizar las relaciones sexuales entre seres humanos es como prohibir la comida: ilógico. La sexualidad es un impulso natural y significativo en la vida del hombre. Y la adolescencia es la edad en la que alcanza mayor plenitud en el coito: los chicos de 15 o 16 años tienen una gran capacidad erectiva y durativa. Dos: a pesar de que la penalización va en contra de mis principios, reconozco que es un freno, un deterrente, un tranquilizador de los impulsos. Estoy en contra de la despenalización de las relaciones sexuales entre menores porque en el Perú aún no tenemos los elementos mínimos de madurez: educación sexual amplia, respeto a la mujer, sentido claro de la familia y conocimiento de métodos anticonceptivos. Si con la penalización hay muchos abortos, embarazos no deseados y casos de seducción sexual, ¿qué cosas pasará sin reglas? La despenalización es un premio para las sociedades maduras, responsables. Los peruanos debemos primero ganarnos el derecho a la libertad.

INICIO SEXUAL

Antecedente. El 6 de abril del 2006 entró en vigencia en el país la Ley 28704, que fijó la indemnidad sexual (edad para tener relaciones libremente) en los 18 años y penalizó todo contacto íntimo entre y con adolescentes mayores de 14 años. Esto es lo que quiere cambiar hoy el Congreso.

Vecinos. Antes de esa fecha, la edad de indemnidad sexual en el Perú era de 14 años. La situación en Latinoamérica es parecida: Argentina (13 años), Bolivia (13), Colombia (14), Chile (14), Ecuador (14) y Venezuela (13). Es decir, nuestra situación actual es sui géneris.

Presos. El efecto más dramático de la penalización ha sido el encarcelamiento de padres adolescentes que tienen relaciones consentidas con menores.

CIFRAS

• 19,7% de los escolares entre 13 y 15 años ya inició su vida sexual, según la Encuesta Global de Salud Escolar del Ministerio de Salud.

• 64,3% de los escolares que ya empezó su vida sexual usa preservativos, según la misma investigación.

• 12 años es la edad de inicio sexual cada vez más frecuente en el Perú, según Carlos Acosta, del Ministerio de Salud.


EDUCACIONENRED.PE

 Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:
 
(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Noticia relacionada:
0

Comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios aquí publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Si deseas debatir un tema o necesitas la respuesta relacionado a esta información, puedes publicar tu inquietud en nuestros FOROS
Nombre :

Correo:

Debes ingresar estos datos!

Comentario:


PORTADA DE DIARIOS: 21-10-2014

Portadas de principales diarios, periódicos y revistas, Lima y Provincia - Perú Portadas de principales diarios, periódicos y revistas, Lima y Provincia - Perú Portadas de principales diarios, periódicos y revistas, Lima y Provincia - Perú

más portadas